lunes, 11 de agosto de 2008

Una gran noche

Lo que pudimos ver ayer en el Anfiteatro fue algo único y a buen seguro irrepetible. Ante unas 7000 personas (al final no hubo el llenazo que se preveía por la presencia de Björk y tampoco hubo una espantada general cuando ésta se marchó) el malinés Toumani Diabaté reunió sobre el escenario a su grupo The Symmetric Orchestra y a algunos de sus amigos con los que ha colaborado. Organizado por la Unión Europea y presentado por una representante de la BBC inglesa el concierto dejó claro lo cercanas que están las músicas en el mundo y que las fronteras entre ellas pueden ser barridas de la forma más sencilla. La foto que aparece es del Colectivo Anguila quienes realizaron durante todo el fin de semana un seguimiento del concierto para el periódico El País que se publica mañana martes (ahí se verán y contarán algunos de los secretos del concierto como por ejemplo los ensayos del día anterior en el C.C. Lain Entralgo o la fiesta de cumpleaños después del concierto en el Hotel Meliá). No se lo pierdan.

Tras apenas la presentación y un par de temas apareció la más esperada para hacer únicamente dos canciones junto a Toumani, una de ellas "Hope", su colaboración con Björk en "Volta". Su presencia resultó únicamente anecdótica, de hecho llegó de Almeria donde está de vacaciones a las 20:00 en su avión privado, hizo una prueba de sonido, cenó en el backstage, cantó sus dos temas y volvió al avión para volver a Almeria (por cierto que el día 15 toca allí). El siguiente en salir fue Damon Albarn que lo hizo muy discretamente, sentado en el suelo tocando la melódica y regalando a Toumani la melodía del cumpleaños feliz pues cumplía precisamente ayer su 43 aniversario. Hizo tres canciones, entre ellas el "Sunset coming on" del disco "Mali Music" que compuso junto al cantante Afel Bocoum y una improvisación final pletórica de ritmo.

Lo mejor de toda la noche llegó con el guitarrista y cantante cubano Eliades Ochoa, demostrando que la conexión afrocubana puede estar mucho más cerca del antiguo continente que de la isla caribeña. La canción "Ay papacito" fue sin duda el momento cumbre de la noche. El último en aparecer fue José Soto de Ketama con quien Toumani colaboró hace la friolera de casi 20 años en su disco "Songhai", poniendo de manifiesto que el flamenco puede viajar más allá del Magreb ("La familia del flamenco es mi familia" dijo Toumani). De su participación quedó curioso ese "Vente pa madrid" con coros africanos imitando los flamencos. El broche final llegó con la canción "Africa" que grabó junto a Ketama y en la que volvieron a salir José Soto y Damon Albarn (al que casi no le dejan cantar su estrofa) y con un abrazo colectivo como despedida del mejor concierto hasta la fecha de toda la Expo.

2 Comments:

Anónimo said...

estoy contigo, bjork venia como si le debiera un favor, actuó y adios. me gusto mucho la actitud del de blur no queriendo ser el protagonista, parece un tio majo. el resto del concierto no estuvo mal aunque la musica africana no me llama demasiado.
alberto

Carlos said...

He disfrutado de muchos conciertos en el Anfiteatro 43 desde que inauguraron la Expo. Para mí el mejor fue el de Robert Cray, por contenido, sonido y por supuesto por la calidad del músico. Ayer me decepcionó. Conocía la musica de Diabaté y tengo dos CDs de Kora (solo Kora) que me encantan, pero ayer me pareció que estaba en un contexto inadecuado. No voy a opinar de la Björ y el resto de acompañantes pero me parecieron demasiados "watios" y un acompañamiento (bajo, batería)inadecuado en mi opinión para la musica del virtuoso. Bueno, al final una cervecita al lado del Ebro apaciguó mis oidos.